sábado, 1 de febrero de 2014

Autodestrucción

Quiero ser la nada.
La nada, la libertad absoluta.
Quería ser perfecto.
Y ahora, ahora no soy más
que un producto artificial, sintético
mis poros supuran químicos,
grasa de máquina en mis venas.
Chirrían, crujen, chillan engranajes.
La mente es la cárcel del cuerpo.
Solo anhelo la libertad.
El autoperfeccionamiento es masturbación.
Una bola de destrucción asola mi mente.
No más vigas ni cimientos.
No más palabras ni conceptos.
Solo el viento soplando en cada circunvolución.
Materia gris se desprende.
Cascadas de sangre erosionando mi piel por dentro.
Órganos flotando en mares rojos.
Caos rojo y liberador.
Quiero ser el caos.
Que no quede nada, nada de mi yo.
No lo necesito.
Solo quiero ser la nada.
La nada, nada más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada